ESTRATEGIA UNIVERSIDAD 2015, ¿HACIA DONDE VAMOS?, por Manuel Gómez

Posted on 19 mayo, 2011

3



*Manuel Gómez es Delegado del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (CADUS).

Aunque no lo parezca a simple vista, la Universidad está cambiando, es decir, está inmersa en un proceso de importantes reformas que durante esta década afectarán a su concepto, su funcionamiento, su composición y su relación con el entorno. Pero antes de explicar cual es este cambio, quizás sea necesario un pequeño recordatorio histórico de la Universidad que ahora mismotenemos.

A lo largo del siglo XX se construye lo que comúnmente se conoce como el “Estado del Bienestar”, un Estado que garantiza las políticas sociales necesarias para el bienestar de la población. Esta nueva forma de Estado afectó a la Universidad, que pasó de ser de lasélites económicas a ser también de la clase trabajadora y lo que se ha denominado “clase media”. Durante este periodo surge con fuerza lo que podríamos denominar como “movimiento estudiantil” y la creación de sindicatos y órganos de representación estudiantil, dispuestos a modernizar la “vieja” Universidad. Nace la Universidad “de masas”.

En lo que respecta a nuestro país, el “movimiento estudiantil” estuvo centrado principalmente en la lucha contra el régimen franquista hasta que, llegada la democracia, se empezó a pedir la democratización y modernización de la vieja Universidad franquista. En 1983 se firma, por parte del gobierno del PSOE, la Ley de Reforma Universitaria (LRU). Dicha reforma avanza en la democratización de la misma, así como introduce ciertos aspectos de gestión empresarial como la figura del Gerente o el Consejo Social como órgano de relación con la sociedad.

Paralelamente, durante la década de los 80 y los 90, se producen importantes cambios a nivel internacional, como la hegemonía de un sistema económico (globalización capitalista), el rápido desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación (TIC’s), y cambios importantes en la estructura del mercado laboral. Durante todos este proceso, diversos informes de lobbys empresariales y diversos organismos internacionales advierten que la Universidad necesita adaptarse a este nuevo paradigma, y en diversos paises de Europa se empieza a adoptar una serie de reformas que se convertirían en el modelo a seguir. En 1998 Alemania, Francia, Reino Unido e Italia firman la “Declaración de la Sorbona” y ello empuja a que en el año siguiente el resto de países miembros de la UE firmen la conocida “Declaración de Bolonia”, declaración que compromete a los diferentes Ministerios de Educación a adoptar un modelo común, el “Espacio Europeo de Educación Superior” o EEES antes del año 2010.

Un año antes del final del proceso, y viendo que aún muchos países no han completado la adaptación al nuevo modelo, surge en nuestro país la iniciativa conocida como “Estrategia Universidad 2015” enmarcada dentro del “Plan E” y el fallido “Pacto por la Educación”. Dicha Estrategia corresponde con una segunda fase de adaptación, cuyos ejes principales son la reforma del sistema de financiación de la Universidad, su sistema de gestión, su estructura democrática y una redefinición del papel de la Comunidad Universitaria en este nuevo contexto, con el fin de “internacionalizar” a la Universidad y hacerla permeable al sistema productivo.

En cuanto a los estudiantes, cabe destacar la aprobación a finales de 2010 del “Estatuto del Estudiante”, un Estatuto que reglará nuestros derechos y deberes y que ha sido aprobado sin un consenso con el movimiento estudiantil, que lo considera insuficiente. En cuanto al PDI, se está negociando el nuevo “Estatuto del PDI” que desde hace ya más de dos años tiene bastante polémica con los sindicatos mayoritarios.

En cuanto al acceso a la Universidad, se reformó la Selectividad pasando de puntuar sobre 10 a puntuar sobre 14, incluyendo una serie de “pruebas específicas” voluntarias que en la práctica se convierten en obligatorias. Ademas, y debido a la eliminación del cupo de plazas para los estudiantes procedentes de la FP, se les exige hacer también esta prueba específica.

En cuanto a la financiación, el gobierno propone una progresiva subida de tasas de aquí a 2020 en segunda y tercera matrícula. La subida sería tal que en tercera matrícula el estudiante se estaría pagando la Universidad como si de una privada se tratase. De la misma manera, se va a desarrollar un nuevo sistema de becas evaluado hasta ahora como insuficiente, ya que seguimos por debajo de la media de la UE en ayudas sociales y no han parado de fomentarse las “becaspréstamos”, desapareciendo el 0% de interés y endureciendo las condiciones de su devolución.

Además, lejos de aumentar la financiación de las Universidades, se prevee mantener y recortar el gasto público hasta la recuperación económica del país, a la vez que se introducen mecanismos para atraer capital privado. De la misma manera, se van a ir aplicando reformas el sistema de gestión y democrático de la Universidad, para asemejarlo al de una empresa (Financiación por resultados, investigación mixta público-privada, contabilidad analítica, reducción de democracia).

Pero lo más preocupante de todo, desde mi humilde punto de vista, no es el modelo que quieren implantar, sino que no nos han preguntado si queremos este modelo. No ha habido un debate amplio sobre si esta es la reforma que necesitamos y hasta la fecha, a pesar de nuestra negación a muchos de los puntos de la reforma, se mantienen como necesarias. Somos más del 90% de la comunidad universitaria, y aunque el discurso oficial diga que somos el centro de la reforma, les importamos bastante poco.

¿A qué esperamos?

Anuncios
Posted in: Manuel Gómez