¿Aires de cambio en la Universidad?

Posted on 8 junio, 2012

0



Desde 87grados no queríamos cerrar este nuevo número de la revista sin dejar una pequeña reflexión al respecto de los últimos movimientos universitarios de protesta en contra de los recortes que se están llevando a cabo en los servicios públicos, entre ellos los referidos a la educación pública y las distintas universidades.

En las distintas facultades, a lo ancho y largo de la UGR han surgido distintos movimientos de estudiantes que tratan de formar parte de esas voces críticas que no solo denuncian, sino que anuncian, nuevas formas de compartir, transferir y construir conocimiento, formas que tienen sus raíces en los principios de independencia y autonomía universitaria heredados de la modernidad.

Grupos como Democratizar la facultad de Derecho, en la facultad de Derecho; EDUSO, en Ciencias de la Educación; CSE (Coordinadora Sindical Estudiantil) en Filosofía y Letras, Psicología y otras; las distintas delegaciones de estudiantes activa

s en contra de los recortes… deberían pensar en construir nuevas estrategias de unión y acción, estrategias que, tal y como se intentó en algún momento desde la Asamblea de Facultades del 15M, reunan en sus propuestas y en la puesta en marcha de sus acciones al profesorado, PAS y comunidad universitaria al completo.

Desde 87grados queremos llamar a la unión, basada en principios de igualdad de participación y en el reconocimiento de propuestas de todos y todas, es necesario salir de las acciones decididas en pequeños grupos para tratar de abrir nuestros horizontes rompiendo las barreras que separan e imposibilitan la consecución de objetivos comunes por parte de los distintos sectores universitarios. Las y los estudiantes quizás debieran estar más dispuestos a invitar al sector del profesorado y PAS a sus protestas, pero estos sectores debieran de escuchar más a quienes hasta ahora han demostrado que tienen la capacidad de movilización, de análisis y de decisión para responder a las medidas que se están llevando a cabo.

Creemos que en la medida de lo posible deberíamos ser conscientes de que:

* No puede existir una democracia si nuestras propias asociaciones y agrupaciones no se rigen estrictamente por procesos basados en relaciones democráticas.

 *Es necesario que estas iniciativas estén relacionadas y mantengan un permanente diálogo y apoyo entre sí, así como una coordinación con las organizaciones universitarias más amplias de ámbito regional y nacional, posibilitando la participación de cualquier persona en cualquiera de los niveles sea posible.

* Las organizaciones estudiantiles debieran ser autónomas. Una organización de estudiantes no puede ser la extremidad del tronco de un partido político, sea cual sea, porque no tendríamos democracia participativa, sino una farsa. Esta autonomía no exime de cierta complementariedad, necesaria y deseable siempre y cuando los partidos representen una mínima credibilidad en sus proposiciones.

* Desde las agrupaciones y asociaciones no podemos olvidarnos de la comunicación y la información (tanto interna como externa), de la importancia que tiene comunicar nuestras ideas, nuestras decisiones para posibilitar la transparencia y añadir valor a lo que hacemos. Si la comunicación falla el proyecto deja de funcionar o jamás termina de construirse. hay motivos para pensar que es necesario un cambio de actitud, de mentalidad, de métodos de trabajo, un cambio en nuestro compromiso con la información que transmitimos, pero sobre todo con nuestras acciones ante la información que recibimos.

Anuncios
Posted in: Contraportada