PP-edagogía: Un cuento para no dormir.-Por Elisa H. Merayo

Posted on 11 junio, 2012

2



Del protagonista de “Acabemos con la cultura libre: LeySinde-Wert” o “Stop gastoseducativos escandalosos: Andalucía no tiene remedio”; llega el nuevo cuento “La educación no democrática”. Había una vez un señor de traje y corbata que trabajaba para el BBVA. Un buen día, Pepe – como se llamaba aquel hombre- convencido de la necesidad de transformar la sociedad, decidió dejar de ser banquero para convertirse en político. No le costó demasiado adaptarse a su nuevo trabajo, enseguida comprendió que ni siquiera debía modificar sus objetivos. Azulín, azulado, este cuento ha comenzado: Recientemente nuestro no tan querido ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha aprobado una reforma de la ley de educación encaminada a eliminar cualquier tipo de controversia o atisbo de pensamiento alternativo presente en ella, reforzando la idea de que la escuela está diseñada para favorecer los intereses de una clase mediadominante. La reducción de la ESO de 4 a 3 años y el incremento del bachillerato en un año nos lleva a una separación en itinerarios cada vez más temprana, reduciendo injustamente la comprensividad del sistema: “las y los que quieren estudiar a bachillerato, las y los que no a FP”.

Cabe cuestionarse si esta “ingeniosa” ocurrencia de segregación (que ocurre cada vez que el PP pasa por encima de una ley de educación, acordémonos de la LOCE…) pretende colgarse una chapita en la reducción del fracaso escolar (recordemosque si no están en el sistema las y los chavales ya no son un problema para nuestros políticos), o pretende comenzar a subvencionar a los centros concertados el primer año obligatorio de bachillerato para posteriormente acabar financiando la etapa completa. Tal vez los dos: Segregación y privatización. Y ya puesto han introducido con los mismos propósitos el bilingüismo: Marcador de clase bastante alejado de los intereses de la cultura popular y competencia demanda por un flexible mercado laboral (por esode sí necesitamos irnos a trabajar a Laponia…). Tras la propuesta de estas medidas es necesario que las y los estudiantes no pensemos demasiado para que este asunto sea sostenible, asique mejor han decidido pasar de una educación para la ciudadanía supuestamente basada en el fomento del pensamiento crítico (y digo supuestamente porque ni la ciudadanía cabe en una asignatura, ni la misma ha sido tomada enserio por la mayoría de las y los maestros salvo muy honrosas excepciones) a una educación cívica basada en la transmisión incuestionada del sistema imperante. Claro que este tipo de reformas antidemocráticas no deberían sorprendernos puesto que antes de ser ministro ya nos había aclarado que la “deriba democrática”es lo que estaba “erosionado la base del sistema”: Concepto abusivo e invasivo de Comunidad Escolar. Idea de co-gobierno (padres, alumnos, docentes, no docentes…). La Comunidad educativa no puede ser una Comunidad democrática,porque el proceso educativo no es democrático.Señor Wert, aquí los cuentos los contamos nosotras y nosotros.

Fdo: estudiantes, maestras y maestros, profesoras y profesores, educadoras y educadores, pedagogas y pedagogos, madres y padres, PAS y la Comunidad Educativa al completo.

Anuncios
Posted in: Elisa H. Merayo