Comunidad terapeutica de “El batán” (Madrid) denuncia/anuncia

Posted on 8 enero, 2013

0



2011. Es el año de las revueltas, de las conciencias despiertas, de los edificios “liberados”, de los “Basta ya”. Grupos de jóvenes y no tan jóvenes comienzan a organizarse para que no les sigan tomando el pelo en una lucha que hasta hace poco se daba por perdida y no solo se les ningunea por parte de la administración, sino que se empiezan a efectuar unos cambios diametralmente diferentes a los que este movimiento exige.

A la sombra de su inercia nacen otros muchos movimientos paralelos que empiezan a reivindicar lo suyo sin olvidarse de lo colectivo, ése es uno de los grandes valores que ha sabido inculcar la madre a su descendencia, que todo nos afecta a todas.

A finales del año de las revueltas comienza el recorte en la Red de Atención a Personas Drogodependientes en la Comunidad de Madrid (CAM), cuando pasan la tijera afecta a cientos de personas usuarias de esa red que en un mes se encuentran sin un sitio al que asistir a dormir o poder comer caliente un día, en el que encontrar jeringuillas limpias con las que inyectarse su dosis de una forma segura, en el que recibir una atención psicológica o disponer de dos oídos a los que poderles hablar sin que se les juzgue. Esa era la conocida como “Narcosala” del poblado de Barranquillas en Madrid, cerrada entre otras cosas porque un gobierno (el mismo que introdujo las drogas en los años setenta para controlar a la población) estima que el perfil de la persona drogodependiente ha cambiado y que ahora se encuentra con muchos más recursos que antes y puede salir adelante sin tanta ayuda de la Administración.

Cuando este recurso se cierra ya existe el Colectivo de Personas Afectadas por el cierre de la Red de Drogas de la CAM, plataforma que aúna a profesionales del sector y a personas que han sido usuarias de los recursos de ésa red, a un mismo nivel de implicación y compromiso y con un principio de horizontalidad de digno ejemplo para algún que otro sindicato. Éste colectivo visibiliza con varias movilizaciones la situación de precariedad en la que se está empezando a encontrar dicha red, con cierres de pisos, omisión de informes de derivación,intereses económicos de empresas farmacéuticas, etc.

La “Narcosala” cierra, y con ella las últimas esperanzas de muchas personas que se buscan la vida, para literalmente dejarse morir en el poblado “casi zombi” de la Cañada Real, el poblado chabolista más grande de toda Europa y que se encuentra a las afueras de Madrid, una ciudad que éste año podría haber sido olímpica.

Tras este espacio son muchos más los que caen, entre ellos una Comunidad Terapéutica (El Batán) situada cerca del municipio de Titulcia, también en Madrid. Estas comunidades sirven de punto de inflexión para personas con problemas de consumo de cualquier tipo de sustancia, un lugar en el que dejar de lado tu adicción y fortalecer habilidades que ayuden a enfrentarse a una sociedad salvaje que continuamente nos zarandea hasta cansarnos. Aquí aprenden una profesión con la que ganarse la vida dignamente, albañiles, jardineros, electricistas que recuperan poco a poco su autoestima y sus ganas de vida.

Lo que cierra el 29 de febrero es una finca inmensa compuesta por tres edificios, piscina, huerto, jardines y mucha vida, para trasladar el tratamiento a dos plantas en un antiguo Sanatorio en el centro de la capital, con sus celdas, sus pijamas y sus tratamientos farmacéuticos pero sin una intervención educativa real, es cierto que disponen de plazas de Educadoras pero diariamente se encuentran limitadas en sus labores ya que no se dispone ni del espacio ni de la predisposición de la dirección hacia su intervención. Mucha gente que ingresa allí no termina el tratamiento de tres meses a base de pastillas que ahora ofrece la Agencia Antidroga porque se les promete ingresar en una Comunidad Terapéutica y en realidad se les encierra en una planta de hospital en la que se les llega a atar a la cama como medida de contención.

Algunas personas que trabajaban en la Comunidad Terapéutica “El Batán” están hartas de que no se trate a las personas drogodependientes como personas y deciden encerrarse como medida de protesta y visualización de los problemas que acarrean tantos recortes en la red, en un principio se contempla como un encierro laboral que no tiene intención de alargarse mucho en el tiempo pero tras una jornada de puertas abiertas y recibir el apoyo de otros colectivos y de personas a nivel individual (de nuevo vemos cómo mamá hizo bien su trabajo) se decide prolongar el encierro una semana más… pasa otra semana… una nueva jornada de un modelo de autogestión y sostenible.

Hemos empezado una carrera de fondo y en contra de la corriente, pero estamos entrenando duro y vamos a por ello…

http://asociaciongaraldea.wordpress.com

“La linda locura de un cuerdo

en mí vino a germinar

cuando me nombró a Garaldea,

la casa común ancestral…

… Garaldea, tierra de todos,

si alguien te llegó a imaginar,

quién podrá negarnos el sueño

de un mañana en que volverás…”

* Garaldea

(Mario Benedetti y Rogelio Botanz)

* ilustración de Aránzazu Fernández Colomina (http://byatx.webs.com)

Anuncios