¿Tenemos claro qué son competencias? – Por Conchi Martín

Posted on 3 mayo, 2013

2


El próximo curso académico la primera promoción de los títulos de Grado de la UGR saldrá por las puertas con su título bajo el brazo. Han sido los “conejillos de indias” durante 4 años, pero han disfrutado de una “innovadora” reforma que no sólo cambia la estructura académica también su metodología. Ahora tienen que enfrentarse a un Trabajo Fin de Grado que hace poco tiempo la UGR ha regulado.

La normativa, aprobada por unanimidad en el Consejo de Gobierno, permite entre los distintos tipos de Trabajo Fin de Grado hacer un examen para evaluar las competencias del título. Y yo, me pregunto ¿cómo es eso posible?¿De verdad se pueden evaluar competencias con un lápiz y papel en dos horas en un aula? Para intentar resolver mi duda lo primero que se me ocurre es mirar la definición de competencia que vaya a ser que yo esté equivocada. Una competencia profesional, creo, que no es vomitar como un papagayo los contenidos de la carrera si no el desempeño de conocimientos habilidades y actitudes que son necesarias para la ejecución de una tarea. Así que vista la definición a mi me surge la pregunta de qué actitudes se desarrollan cuando se hace un examen. Y no encuentro muchas, por no decir ninguna.

De esto podría pensar que los miembros del Consejo de Gobierno no tienen muy claro que son competencias pero, son docentes universitarios y prefiero pensar bien y creer, que tienen muy claro qué son competencias y cómo se evalúan así que la cuestión, desde mi punto de vista, es más perversa aún.

Con los recortes a raíz del RD 14/2012 el aumento de la carga docente, la no reposición de las jubilaciones y por tanto la falta personal en la universidad supervisar un trabajo fin de Grado es muy compleja ya que esta supervisión requiere mucho tiempo y eso son créditos de docencia para el PDI de la Universidad. Si se da la situación de que un departamento que tiene que supervisar Trabajos Fin de Grado y está sobre saturado de créditos para cubrir todas las asignaturas que tienen la docencia, simplemente, mponen un examen al estudiantado en el Trabajo Fin de Grado y como la normativa lo permite pues… todos contentos porque claro, un profesor o profesora puede corregir 300 exámenes pero, no puede supervisar 300 Trabajos Fin de Grado. He aplicado los recortes, he sacado titulados a la calle y la UGR feliz y contenta.

Así que mucho hablan de calidad de cambio metodológico, de innovación educativa y demás pero la realidad es que los recortes afectan a la calidad y el Consejo de Gobierno, junto con el Rectorado está permitiendo este tipo de políticas, que hacen que se vea muy afectada la calidad. Además, me hacen cuestionarme cuál fue el sentido de tener un Claustro Universitario reunido durante 5 horas para que saliera un escrito (aclamado por ovación- no nos olvidemos de esto-) en el que los recortes se iban a minimizar y la UGR iba a dialogar con todos los sectores. Lo que ha ocurrido ha sido justo lo contrario que se han buscado las vías legales para legitimar los recortes y que en su ejecución esté todo “atado y bien atado” y además de dialogar nada de nada.

Anuncios
Etiquetado:
Posted in: Conchi Martín