Cabilando. Número siete (PRESUPONIENDO) – Por Olivier Boigandreau

Posted on 5 mayo, 2013

0



A las entrañas del diablo,

nunca le prestes tu vida,

pues no la utilizarán,

nada más que para hundirla.

Ante las entrañas del diablo,

sólo queda una respuesta,

desconectarse del proceso

y pensar por tu puta cuenta.

Bajo las entrañas del diablo,

todos viviremos del cuento,

de los sueños y los deseos,
que nos venden en todo momento.

Cabe las entrañas del diablo,

te puedes forrar de dinero,

a costa de tu propia vida,

anclando tu propio velero.

Con las entrañas del diablo,

iremos un rato de la mano,

hasta el momento en que podamos,

arrancarle todos sus brazos.

Contra las entrañas del diablo,

deberemos de luchar,

debemos seguir unidos,

lo vamos a derrotar.

De las entrañas del diablo,

aún no sabemos nada,
lo único que aún hemos visto,

es cómo roba y mata.

Desde las entrañas del diablo,

se mandan bonitos mensajes,

que sólo duermen y matan,

el espíritu de los mortales.

En las entrañas del diablo,

se lanzan preguntas al viento,

el por qué de esto y lo otro,

el por qué, aún no lo comprendo.

Entre las entrañas del diablo,

surgen enormes grietas,

fallos tan grandes y extraños,

que poco a poco nos despiertan.

Hasta las entrañas del diablo,

deberemos aproximarnos,

para darle la estacada

que nos ayude a liberarnos.

Hacia las entrañas del diablo

nos dirigiremos,

con el único fin y objetivo,

de acabar con lo que no queremos.

Para las entrañas del diablo,

tú no eres más que un obrero,

te tratan como personas

sólo cuando buscan tu dinero.

Por las entrañas del diablo,

surge un nuevo sentimiento,

de estos que no se olvidan,

que marcan por mucho tiempo.

Según las entrañas del diablo,

vivimos libres y contentos,

aunque viendo cada día

como comen nuestros derechos.

Sin las entrañas del diablo,

no habría ningún egoísmo,

ensalzaríamos dos palabrejas:

amor y compañerismo.

So las entrañas del diablo,

hay muchos intereses,

así los grandes problemas,

nunca saldrán en la tele.

Sobre las entrañas del diablo,

surgen elucubraciones,

que atentan contra lo impuesto

por todas las instituciones.

Tras las entrañas del diablo,

sólo se encuentran diez hombres,

que por mucha poder que tengan,

nunca podrán contra millones.

Las entrañas del diablo,
no son más que otro sistema,

así que luchad por vuestros sueños,

no olvidéis la utopía en la mesa.

Del poemario ‘Cabilando’, de Olivier Boigandreau, que puedes leer completo en: http://pipasdecoco.wordpress.com/cabilando/

* Ilustración de José Manuel e Isabel Jaén Domínguez

 

Anuncios