¿Qué se despierta en las mentes cuando todo va mal? – Por Carlos Serrano

Posted on 15 octubre, 2014

0


Este domingo estuve en un festival de día en el polígono de Segovia. Organizado por el Lokal de Ajonegro. Así entre cerveza y cerveza, tuve la sensación de que algo iba bien. Me pareció tan gratificante el momento, que recordé cuántos había tenido durante los dos últimos años y he de confesar, que son varios. Dudé un tiempo a qué se debía esta sensación, pero cuando marchaba para casa y recuperaba la frialdad de mente una vez depuradas las rubias ingeridas, caí en la cuenta.

La realidad es que en este último tiempo, la cultura de calle parece haber resurgido. Tanto al sumergirme por la red, como cuando viajo a Madrid, o lo más sorprendente, en mi ciudad natal, la cultura alternativa, independiente de las Instituciones, la cultura underground, está teniendo un auge imprevisto. Cada vez veo más desarrollo en las artes, más gente implicada en querer sacar fuera esa fuerza que le crece en su interior.

Sinceramente intuyo, que esta tendencia de creación, de otro tipo de ocio, está relacionado con el momento social en el que vivimos. Supongo que cuando existen circunstancias económicas que llevan a la gente al borde de la desesperación, sacan a floración sus peores y mejores sentimientos y eso, debe reflejarse en lo que hacen. Pero además creo, que el no poder optar a un trabajo “ideal”, es decir, ese que se supone que ganas un sueldo a fin de mes durante todos los meses del año, hace que las personas se arriesguen a cultivarse como individuos. Si uno sale de la comodidad, le pierde el miedo al andar sin dinero. Entonces, si ya es realmente difícil encontrar un trabajo que sea medio digno, aunque alienante, ¿por qué no hacer algo que me motive y desarrolle alguna faceta creativa? Quizá hubiera cientos de individuos que en su interior, puede que sin saberlo, deseasen dedicar su tiempo a su afición escondida. Esa afición que desde que eran pequeños, les habían mutilado, pues les iba a convertir en muertos de hambre. Bienvenidos, ya sois unos muertos de hambre sin haber arriesgado en lo que queríais hacer en la vida, ahora es el momento de dar el golpe en la mesa y daros el gusto de disfrutar con lo que hacéis y al mismo tiempo, hacer disfrutar a las personas que os rodean. Pero, además creo que existe una tercera causa, la falta de ocio de consumo. Cuando hay cada vez menos recursos, tanto para salir a tomar copas en los bares, como para ver cine o ir a cenar fuera de casa, la gente comienza a desarrollar actividades que pueda realizar sin gastar dinero. Eso lleva a dos hechos que se alimentan entre sí. Las personas comienzan a ensayar, practicar, crear, cultivar cualquier cosa que el individuo sepa hacer o quiera aprender a ello y además, el segundo, creo también importante, poder compartir con otros, que se encuentran en la misma situación, todo ello, sin gasta ni un euro. Entonces es cuando se crea un clima de cambio de culturas y actividades, de forma totalmente altruista y enriquecedora para los participantes, que no hace sino crecer.

Eh aquí el milagro del cambio, una sociedad totalmente integrada en los Reallity Shows, las telenovelas y el fútbol televisado, comienza, aunque poco a poco y solamente una mínima sección del conjunto, a formar un tejido cultural. Pero lo más grande de todo, es que es una cultura completamente al margen de la que se vende como producto, pues es la imagen viva del pensamiento popular. Es decir, refleja como no lo haría ninguna otra, el sentimiento actual de la gran mayoría de la ciudadanía de nuestro tiempo. Pues son ellos mismos los partícipes de ella. Escúchenme y me apuesto lo nada que tengo, ésta, será una época clasificada culturalmente como revolucionaria. ¿No será que la antigua premisa del punk, “Hazlo tú mismo” está cobrando fuerza?

Muchas personas con su pesimismo genético, estarán echándose las manos a la cabeza, y blasfemando que soy un inepto e iluso. Pero vamos a hacer un repaso mental en el que, si uno camina con los ojos abiertos y los oídos limpios de cera, debería darse cuenta de que lo que digo no es un escándalo, ni mucho menos.

¿Cuántos bares habéis visto que han decidido integrar una actividad cultural en su oferta, para dar un impulso a su negocio maltrecho? Desde hace un tiempo, hay más exposiciones en los bares, más recitales de poesía, más teatros, más conciertos de música. Pero no sólo se ve en los bares, también hay más artesanos vendiendo en la calle, más músicos tocando en plazuelas. Pero sigo aumentando mi apuesta. Como consecuencia del auge de los movimientos sociales, están aumentando los espacios autogestionados y en ellos, como siempre ha ocurrido, existe una oferta enorme de cultura gratuita y libre. Las personas en eso espacios comparten conocimientos, y crecen continuamente.

Anuncios