Amanece temprano – Por Carlos Serrano

Posted on 21 octubre, 2014

0


Camino raudo,

Camino presto hacia el cadalso,

con la cabeza erguida

y el corazón gritando.

Con ojos que miran,

con almas llorando

y la mía, que espera

a la guadaña asesina

con el puño cerrado.

Recitando,

el principio comienza,

la ruina termina,

la utopía asomando.

Anuncios