¡Que el ritmo no pare! – Por Carlos Serrano

Posted on 4 noviembre, 2014

0


¡Qué gran nación en la que vivimos! ¡Qué emocionante! Uno se da cuenta en el torbellino de país en el que vive, cuando no sabe sobre qué aventura podrá escribir al día siguiente. Si ya lo dijo María Zambrano, que conocía bien a España “No se pasa de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero”. Porque es tan escandalosa la actualidad y tan estridente, que todo lo que se cuente suena a aburrido. Así es, damas y caballeros, vivimos en la era en el que la realidad del Estado español se mofa de cualquier suerte de ficción. Pero en fin, como diría Nietzsche “La palabra más soez y la carta más grosera son mejores, son más educadas que el silencio” así que tendremos que hablar y hablar claro, más si cabe, si vamos a sacar unos cuantos gruñidos a algún cascarrabias en conservas, pues para eso estamos en 87 grados.

Nos dijeron que teníamos que ser más eficaces, más competitivos, más eficientes, ¡pero coño! No en corruptos. Si es que cuando nos ponemos no hay quien nos pare. Si no teníamos suficiente con la Gürtel, con los EREs en Andalucía, con el caso Pujol y muchos otros que se me olvidan de plano, ahora viene la Impúdica, digo perdón… la Púnica. El señor Granados, quien fuera en su día Consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, tenía montado el chiringuito del siglo oiga. Pronto saldrá Esperanza Aguirre gritando cual posesa, ¡yo la destape! ¡Fui yo quien descubrió la Púnica! Esperemos que está vez no se tropiece con ningún policía municipal por el camino. ¿Será verdad la frase de Emma Goldman “Una sociedad tiene todos los delincuentes que se merece”? Le verdad es que me preocupa mucho esta afirmación, no podemos merecernos tantos. No me lo creo.

Si es que “España se rompe” como reza la derecha cuando va a misa, en las tertulias, los telediarios, la calle… Y no os creáis que se refieren a Cataluña, no. Hablan del partido que les representa que se está desintegrando, y claro, como para ellos España siempre fue una y fue la suya, pues los pobres nos despistan con la jerga. Y es que están un poco desubicados con esto de que Podemos, según algunas encuestas, sea ya la primera fuerza política y su partido la tercera. Si hasta Pedro J. dice que tienen que inventar su Podemos “regeneracionista”. No sabemos muy bien a qué se refiere con esto, pero mejor no le vamos a preguntar, no vaya a ser que nos mande a Cuba o peor, a buscar en la basura. Que ya sabemos que a día de hoy nos puede salir cara la cosa, unos 750 euros de multa, sin ir más lejos.

Pero bueno, no todo son malas noticias. Al menos, Teresa Romero, la auxiliar contagiada de Ébola, ya está en planta. Después de haber estado desde el 6 de octubre en aislamiento, de que todo el país conozca su cara y la de su marido, de que fuese culpada de negligencia por el consejero de Sanidad de Madrid y de que mataran a su perro. Ahora por fin, podemos celebrar su recuperación y darle mucho ánimo y fuerza, para que les lleve a todos a los tribunales. Aunque le recomendamos que no haga denuncia política, que una mordaza vuela sobre nuestras cabezas.

Ni el pasado ha muerto, ni está el mañana, ni el ayer escrito” recitaba Antonio Machado, sin saber que sus versos seguirían de plena actualidad en 2014. Lo que no dijo era la zozobra que nos trae el presente. Si seguimos a este ritmo vertiginoso, los españoles vamos a dejar de emigrar para buscar trabajo y vamos a empezar a salir disparados por la fuerza centrífuga. Menos mal que mientras tanto, en 87 grados nos divertiremos escribiéndolo.

Anuncios